domingo, 27 de marzo de 2011

Otra vez cosas raras en Marbella: entran en el despacho de un fiscal y...roban dinero en la máquina del café

Digamos que un poco raro sí que parece.

En la noche del pasado viernes varias personas entraron al edificio de los Juzgados de Instrucción de Marbella a través de una ventana de la primera planta, que rompieron. Desde allí se desplazaron hasta la Fiscalía. Hay quien dice que fueron más allá y explicaron que los intrusos bajaron hasta la planta baja, reventaron la máquina de café, de la que sustrajeron la recaudación, y entraron en el despacho de uno de los fiscales. 

La Policía Judicial, que se hizo cargo de la investigación, llegó a primera hora de la mañana a los juzgados, cuando comenzó el turno de guardia y los funcionarios se dieron cuenta del incidente. De momento, las fuentes consultadas especifican que "no consta" que se hayan llevado nada de ese despacho. Todos los equipos informáticos y expedientes permanecen aparentemente en su sitio, "no han robado ni un solo ordenador", según especificó el juez decano de Marbella, Ángel Sánchez. Será el próximo lunes, tras un examen más pausado, cuando se determine si verdaderamente se sustrajo algún material sensible o no tras un análisis tranquilo por parte del fiscal que ocupa el despacho allanado.

El juez decano especificó que se trata de un acto "muy poco habitual". Sin embargo, la vigilancia en las sedes judiciales marbellíes, especialmente en una que lleva asuntos tan complejos como los Juzgados de Instrucción de la Avenida Mayorazgo, es escasa. Desde el año 2001, cuando se produjo el caso de sustracción de sumarios, hasta que finalizara la instrucción de los casos más mediáticos (sobre 2009), la sede judicial sí tuvo vigilancia las 24 horas, pero desde entonces, los vigilantes abandonan el recinto pasadas las 21:00 horas, cuando acaban los turnos de guardia habitualmente. Otras medidas de protección se implantaron con el paso de los años. Por ejemplo, se había instalado una reja metálica en la planta baja para incrementar la protección, ya que antes sólo estaban los cristales. Sí que hay una alarma instalada, aunque se investiga por qué no sonó en el momento en el que se rompió una ventana, por la cual entraron los presuntos ladrones, ya que no hubo ningún sonido de alerta.

Precisamente, hay otro punto en el que las alarmas fallaron. También se investiga por qué no saltó cuando los intrusos bajaron hasta la planta baja, ya que ésta tiene sensores de movimiento. Parece que hubo un corte de luz durante la noche. Se investiga ahora si fue fortuito o provocado.

0 comentarios: