sábado, 9 de abril de 2011

Aprobado ayer el Proyecto de Ley de Mediación obligatoria en materia civil y mercantil

Tutti contenti
O de cómo se siguen introduciendo trabas al ciudadano para poder litigar. En definitiva, se trata de quitar demandas de los juzgados al coste que sea. En este caso, el proyecto afecta a todas aquellas demandas de menos de 6.000 euros, es decir, que en todos los verbales por razón de la cuantía (sí, aquéllos que se van a quedar si recurso de apelación), con carácter previo a poder interponer una demanda, el ciudadano se va a ver obligado a realizar un absurdo trámite de mediación obligatorio.

Tan absurdo es, que el propio proyecto de ley permite que se justifique el intento de mediación con el acta de haberlo tenido por intentado sin efecto a la vista de la incomparecencia de los que están en camino del litigio. Es decir, en lugar de favorecer la rápida tutela judicial, se le ponen cortapisas al ciudadano para que se lo piense o se aburra antes de acudir a los tribunales. El destino de esta fantasmagórica mediación será el mismo que la conciliación previa de la LEC de 1881, por cierto aún vigente: no servir para nada. Antes de 1984 era un requisito imprescindible haber intentado la conciliación ante el juez, pero como aquéllo era un trámite que no servía para nada terminó por suprimirse. Probablemente su fracaso se derivaba de la falta de seriedad con la que siempre se toman las cosas en España: el juez y el secretario normalmente no estaban presentes y la conciliación se limitaba a comparecer ante un funcionario transcriptor, que ni quería conciliar ni estaba facultado para conciliar a nadie. El resultado, el 99 por ciento de las actas eran sin avenencia. Ahora volvemos a lo antiguo, eso sí, no para todos los asuntos. Las grandes compañías, que se reclamen millones tendrán la mediación como algo facultativo. Interesante. Y además, se externaliza: no vengan ustedes a ver al juez para que medie, háganlo fuera que así, la estadística judicial bajará.

La muestra de la poca seriedad del asunto es el siguiente artículo: 

1. Con anterioridad al comienzo del procedimiento el mediador informará a las partes, por un lado, de las posibles causas que puedan afectar a su imparcialidad y, por otro, de las características de la mediación, su coste, la organización del procedimiento y las consecuencias del acuerdo que se pudiera alcanzar. 

En los supuestos de mediación obligatoria las sesiones informativas serán gratuitasEn tal caso, se podrá tener por intentada la mediación y cumplida la obligación legal justificando la asistencia."

O lo que es lo mismo: teóricamente me obligan a una mediación previa, pero con anterioridad al procedimiento mediador, el mediador nos citará a una sesión informativa donde indicará el coste de la mediación, duración y trámite del procedimiento y consecuencias del acuerdo. Pero como estoy intentando poner un verbal de 1.500 euros, bastará con ir a la sesión informativa (que será gratis) para tener por intentada la mediación. ¿piensa alguien en su sano juicio que voy a ir más allá, que me voy a meter en gastos y retrasar la demanda? Iré a la sesión informativa gratuita, pediré el justificante de haber asistido y adjuntaré el justificante a la demanda de juicio verbal que interpondré al día siguiente.

¿De qué sirve entonces la mediación? Pues eso.

0 comentarios: