lunes, 25 de abril de 2011

Desde hoy nueva sede de los Juzgados de lo Social en Madrid

Los Juzgados de los Social de Madrid fijan desde hoy lunes su única sede en el número 3 de la calle Princesa, en la madrileña plaza de los Cubos, tras concluirse las obras de instalación necesarias dentro del proyecto de concentración de sedes judiciales.

Frente a la reunificación de los Juzgados de lo Social en una nueva sede, en la que además tiene su sede la Dirección General de Trabajo de la Comunidad de Madrid y el SMAC, lo cierto es que en otros órdenes jurisdiccionales, la campaña de propaganda no tiene mucho sentido. Así, se habla en las diversas informaciones de la unificación de todas las sedes de lo civil, cuando lo cierto es que no hay noticias sobre un posible traslado de los Juzgados de Primera Instancia de la calle Capitán Haya 66. 
En todo caso, y según fuentes recabadas en diversos funcionarios de justicia de la Comunidad de Madrid, el "nuevo" edificio adolece de deficiencias tales como la falta de aparcamiento propio o de separación entre los diversos juzgados, que únicamente se distancian por estanterías. De este modo, cuando hay varios juzgados sociales celebrando juicios, el trasiego y vocerío del público dificulta en gran modo el trabajo en los juzgados que no tienen juicios. Asimismo, se ha comentado que la estructura horizontal del edificio no estaría preparada para soportar el peso de excesivos procedimientos, por lo que se habría dado un toque de atención para intentar mantener el menos número posible de expedientes dentro de cada juzgado. En cuanto a la falta de aparcamiento propio, se habrían producido quejas por cuanto la Consejería de Justicia estaría pagando con dinero público el alquiler de plazas de garaje a los jueces en el parking público de pago que existe en la plaza de los Cubos, si bien esta cuestión no ha sido confirmada. De ser cierto, resultaría curioso: se discute en otros lugares sobre el uso de las plazas de garaje en edificios judiciales, y los jueces alegan motivos de seguridad. Ahora resulta que, para este edificio no hay parking y los jueces tendrán que aparcar en un garaje público, en el que la seguridad, por razones obvias, no puede estar garantizada. Y eso sí, se estaría dispuesto a pagar al grupo con mayor retribución de la administración de justicia, una plaza de garaje que sólo se justifica en razones de comodidad, que no de seguridad.


Otra de las cuestiones que llaman la atención es la separación de las fotocopiadoras del resto de la oficina; así, existe un cuarto en el que se alojan cuatro o cinco fotocopiadoras, una por cada juzgado, lo que retrasa la labor de obtención de las copias. Finalmente, existen quejas por el reducido espacio asignado a cada juzgado, mucho menor que el hasta ahora existente en las anteriores sedes.

Habrá que prestar atención a las posibles deficiencias que un futuro inmediato se puedan denunciar de la flamente "nueva" sede.

0 comentarios: