sábado, 9 de abril de 2011

El Juzgado de lo Penal 4 de Córdoba lleva más de dos semanas sin magistrado

El Juzgado de lo Penal número 4 de Córdoba se ha visto obligado a suspender 26 vistas orales porque no tiene magistrado. La titular del órgano se dio de baja hace unas dos semanas y, desde entonces, el puesto no se ha cubierto porque, al parecer, «no hay jueces disponibles en la provincia», apuntaron fuentes judiciales a este periódico.

Las causas que se han visto aplazadas se refieren a delitos como abandonos de familia, estafas, coacciones y hasta asuntos de violencia de género, que no se celebrarán hasta principios de 2012.

Junto a la postergación de los juicios, la situación está suponiendo un problema a la hora de avisar a las partes y testigos. Los funcionarios se están poniendo en contacto con ellos vía telefónica, si bien hay casos en los que ha resultado imposible contactar con los afectados. Entonces, se han enviado burofaxes, pero tampoco han servido para advertir a tiempo a algunos de los declarantes. De hecho, se ha dado el caso de una persona de Gerona que estaba citada para comparecer en una vista y se enteró de su suspensión cuando ya se dirigía hacia Córdoba.

Entre los procedimientos que se han aplazado destaca uno contra la Hacienda Pública que ya había sido suspendido con anterioridad. El caso llama la atención porque el procesado se enfrenta a diez años de prisión, después de defraudar más de 1,1 millón de euros a la Agencia Tributaria.

Otra consecuencia de la falta de togado es que la actualización de cientos de sentencias como consecuencia de la reforma del Código Penal también se está posponiendo.

Cabe recordar que la revisión de resoluciones está prevista en la disposición transitoria segunda de la reforma del Código Penal, y establece que los jueces o tribunales procederán a revisar las sentencias firmes y en las que «el penado esté cumpliendo efectivamente la pena, aplicando la disposición más favorable considerada taxativamente y no por el ejercicio del arbitrio judicial».

Los asuntos que requieren una revisión prioritaria son aquellos en los que los acusados están privados de libertad y en virtud de las reformas incluidas deben salir del centro penitenciario de inmediato. Pero, según los jueces, no es tan sencillo y rápido saber cuántos reclusos se pueden beneficiar de la reforma y menos aún sin apoyo.

De hecho, los magistrados ya alzaron la voz a finales del pasado año para solicitar más medios, puesto que se estaban viendo obligados a echar horas extra por las tardes para adaptar los fallos a la nueva normativa.

Así, los casos pendientes de tramitarse y los fallos por revisar se acumulan en las estanterías del Penal número 4, ya colapsado de por sí, como el resto de órganos de la capital.

0 comentarios: