miércoles, 6 de abril de 2011

Murcia: el servicio de notificaciones no da abasto

Los juzgados murcianos no dan abasto. La crisis económica se deja sentir en todas y cada una de las jurisdicciones provocando un aluvión de asuntos que, cada vez, cuesta más sacar adelante. Esta elevada litigiosidad está provocando una avalancha de notificaciones que complica el trabajo de procuradores y abogados y ralentiza, aún más, el proceso judicial. Solo en lo que va de año, el Servicio de Notificaciones y Embargos -integrado ahora en la Oficina Judicial- ha recibido 19.000 diligencias, según explica María López, directora del Servicio Común General. «Este año casi seguro que pasamos de las 70.000», augura.

El exceso de trabajo es el día a día en este servicio de notificaciones y en otros muchos juzgados de la Región que se encargan de sus propios actos de comunicación. «El trabajo se ha incrementado muchísimo en el último año y medio y estamos trabajando por la mañana y por la tarde», relata una funcionaria del órgano. Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), este servicio de notificaciones ingresó en 2009 63.424 asuntos y consiguió dar salida a más de 57.800. El resto, 5.623 casos -un 8,8%-, finalizaron el año con la pegatina de pendientes.

López explica que, normalmente, un 20% de las diligencias se 'atascan' en los juzgados debido a la imposibilidad de localizar a los ciudadanos. Pese a que el 80% son citados por el órgano para personarse en los juzgados, sólo un 30% responde a ese llamamiento. La crisis no ha hecho más que complicar las cosas. «Hay funcionarios que saben que hay personas dentro de la casa pero que se resisten a abrir», explica. «Hay mucha gente que hasta ahora ha podido responder de sus deudas y ahora no puede».

Las dificultades para localizar al ciudadano no hacen más que aumentar el trabajo de este órgano que, desde noviembre del pasado año está inmerso en la nueva Oficina Judicial. Un cambio que, aseguran los sindicatos, ha complicado aún más las cosas. «Se ha triplicado el trabajo y hay mucho descontrol», denuncia Andrés Munuera, de Comisiones Obreras. «Se han ido generando servicios, pero no se ha ampliado la plantilla». Ese es, en opinión de los agentes sociales, el principal problema: la Oficina Judicial no ha venido acompañada de un aumento de personal.

«Ahora estamos pasando por un periodo punta de trabajo, muchos despidos, reclamaciones de cantidad... y los juzgados están saturados», explica José Soler, secretario de regimen jurídico y personal de UGT. «Notamos que hay una carga de trabajo muy fuerte y la Oficina Judicial ha supuesto un periodo de adaptación bastante fuerte».

López reconoce que los medios humanos en el servicio de notificaciones -que se encarga de todos los juzgados del partido judicial de Murcia- «no son lo suficientemente amplios» y afirma que lo suplen con muchas horas de trabajo. En un futuro, con la implantación total de la reforma, espera que la plantilla crezca.

0 comentarios: